viernes, 5 de agosto de 2016

5 películas que tienes que ver (este verano)

Las cinco películas que tienes que ver este verano.



Before we go: una comedia romántica típica estadounidense en la que Chris Evans (ya sabéis quien es) a parte de ser el protagonista, es el director de esta película. Y la verdad, es que me ha sorprendido: no deja de ser una película típica, pero lo mejor de que solo hayan dos personajes a lo largo de la hora y media hace que te enganches de principio a fin y cuando llegue el final digas: ¿Y AHORA QUE PASA? ¡¡¿QUE PASA?!!







The diary of a teenage girl: si queréis una película independiente, esta es la vuestra. A mí me sorprendió muchísimo. Lo que más me gustó, sin duda fue el papel que interpreta Bel Powley, una actriz que no es conocida si la comparamos con los otros dos protagonsitas Kristen Wiig y mi amado Alexander Skarsgård. La trama es simple, Minnie, una chica de quince años descubre que tiene ganas de tener sexo por primera vez y lo quiere tener con Monroe, el novio de su madre. Todo ello en los años sesenta en pleno San Francisco, donde lo más normal es desayunar cocaína, merendar cerveza y cenar whisky. Es genial como se desarrolla la trama, como te ríes, te enamoras y pasas el rato. Obviamente no es una película que cambie tu vida, pero sí que la recomiendo. 

El viaje de Chihiro: Esta película entraría en las categorías: películas que marcaron mi vida, películas que siempre recomiendas, películas a las hay que darles una oportunidad, películas que tienes que ver antes de morir. 

Una de mis mayores debates fue determinar cual era la mejor película del estudio Ghibli y yo nunca había visto ninguna película, solo Chihiro, pues yo, muy intelectualmente convencí a todos de que Chihiro era la mejor. 
 Yo se que muchas personas no son dadas a ver este tipo de cine, yo tampoco, pero es que es preciosa, la trama, los personajes, TOOOOOOOOOODO.  






500 days of summer: todos la hemos visto. A todos nos gusta. Y todos la volveremos a ver. 








Me and Earl and the dying girl: Es la combinación perfecta entre el drama y la comedia sin que se haga pesada tras haber visto Bajo la misma estrella. Tiene diálogos geniales, protagonistas increíbles y trata el cáncer de un punto de vista real y duro, pero no hace que dejes de sonreír.