lunes, 21 de diciembre de 2015

Pídeme lo que quieras ahora y yo te lo daré de Megan Maxwell

Título: Pídeme lo que quieras ahora y yo te lo daré 
Saga: Pídeme lo que quieras #5
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Esencia
Sinopsis: 
A pesar de las discusiones que provocan sus diferentes caracteres, el empresario Eric Zimmerman y Judith Flores siguen tan enamorados como el día en que sus miradas se cruzaron por primera vez. Juntos han formado una preciosa familia a la que adoran y por la que son capaces de hacer cualquier cosa.

Flyn, aquel niño al que Judith conoció al llegar a Múnich, se ha convertido en un adolescente, y tal como les ocurre a la mayoría de los jóvenes, su vida se complica y afecta a todos los que conforman su entorno.

El abogado Björn y la exteniente Mel continúan con su bonita historia de amor junto a la pinsesa Sami. Sin duda, la convivencia les ha beneficiado mucho. Pero hay algo que Björn no consigue de Mel: que se case con él.

Las relaciones de las dos parejas van viento en popa. Se quieren, se respetan, nada parece fuera de lugar, hasta que de repente, personas y sorpresas del pasado irrumpen en sus vidas y lo ponen todo patas arriba.

¿Serán capaces de superar este giro inesperado? ¿Podrá con todo el amor que se profesan?; o, por el contrario, ¿cambiarán sus sentimientos para siempre?
 

Reseña: 
Causalidades de la vida que este libro llegó por error a mis manos y casualidades la vida que leí el primer libro hace muchísimo tiempo. 

Yo no se que tiene Megan Maxwell que el 90% de sus libros triunfan en la redes. Todo el mundo parloteaba sin para sobre esta serie de libros y a mí me picaba la curiosidad. Ya os digo que habían pasado casi dos años desde que los libros y lo recordaba vagamente. 
Puede que la trama sea muy 50 Sombras de Grey, pero si algo tiene esta autora, es que sabe perfectamente qué y cómo escribir para engancharte. Ha sido divertido que después de varias semanas leyendo miles de cosas para la universidad, haya conseguido evadirme un ratito gracias a Eric y Judith.

Veréis, os seré sincera: estos libros son los típicos que yo leo en verano porque me sobra tiempo y me gusta leer algo que me distraiga y no me de dolores de cabeza cuando estoy en la playa. Y al leer la última entrega de Megan Maxwell, creo que ha conseguido enfadarme.

El relató me agotó. Intento expresarme lo mejor que puedo, pero me dan ganas de irme a la cama a ver una película de Woody Allen. La mitad las frases comienzan o terminan con:  (monstruita, James Bond 007, Iceman, jefazo, superwoman, superguay, chicarrón, marichocho, mi coreano alemán, mi gilipollas particular y laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargo etc. 
Los personajes, que pese a ser una novela erótica, habían conseguido madurar, aunque sea un poco a lo largo de los otros libros, pero creo que la autora se estancó y por consiguiente ellos también.  Admito que tenía curiosidad con este libro, pues recuerdo que el final del penúltimo libro me gustó bastante y no me hacía ninguna falta leer este. Y creo que me arrepiento un poco de leerlo. En primer lugar, porque las primeras 300 páginas con para odiar a Flynn. Y las 200 restantes, sí que pasan cosas interesantísimas, de verdad, ¡madre mía que culebrón!, pero se me hicieron cortas por el mero hecho de que me costó llegar a hasta ellas y cuando llegué ¡pum!¡volaron! 

Pese a que el final me gustó bastante y que acabó como tenía que acabar, sigo manteniendo que no me hacía falta este libro. 

Mi puntuación:

3'5 / 5