viernes, 5 de septiembre de 2014

Recomendación de la semana


Como soy muy fan de Juego de Tronos, la madrugada de los Emmys me la pasé despierta con mucho café porque daba por echo que este año iban a ganar bastantes premios. Pero noppp. Se los llevó Breaking bad.


Y es que a pesar de que yo me había visto la primera temporada y parte de la segunda nunca llegué a engancharme del todo a esta serie. Pero no se si es porque se acerca la universidad, que ya hice prácticamente todo lo que tenía que hacer en verano o que hace mucho calor y no quiero salir de mi casa, hoy puedo afirmar que me he obsesionado con esta serie. 



Breaking bad es de esas tramas tan complejas que sólo tienes dos opciones, amarla o ser indiferente.  Y en mi caso, la amo como se puede amar a una serie. 

Lo tiene todo, personajes que cambian según las circunstancias, personajes que adoras desde el primer momento (jesse) y otros que odias desde que salen a escena (Skyler, pfff...).




En resumen, esta es de esas series que hablaremos cuando seamos mayores, de las que nunca se olvidan y tiene tal impacto en la sociedad que aunque la última temporada acabó el año pasado, siguen ganando premios.