domingo, 29 de junio de 2014

Torrential de Eva Morgan- Reseña

TORRENTIAL.

Autora: Eva Morgan

Editorial: Kindl Edition

Sinopsis: 

Cuando May Young se transfiere a la Universidad de Rothchild, su nueva compañera de cuarto le hace una apuesta sorprendente: convencerá a sus padres CEO de contratar a su madre en aprietos si May puede ser la primera en calentar el corazón de Sebastian Crane, el mejor nadador competitivo de su escuela. 

Sebastian es hermoso, genio y un notorio solitario con nada más que hielo para cualquiera que intente acercarse, incluyendo May; hasta que es la única ahí para rescatarlo del océano cuando una inesperada lesión causa que casi se ahogue. Sebastian exige que su momento de debilidad se mantenga en secreto, por lo que May consigue una promesa: se quedará callada si está en pasar el resto del semestre con ella y su mejor amigo, el carismático playboy Tanner. 

La curiosa, naturaleza ingenua de May comienza a ablandar el exterior frío de Sebastian y pronto no hay que esconder el calor entre ellos de un cada vez más celoso Tanner... o del padre millonario de Sebastian, que no quiere nada que distraiga su hijo. Pero entre más se acerca May, más se da cuenta que Sebastian se tambalea al borde. Está en una batalla perdida con sus demonios internos, y May se encuentra incapaz de alejarse; a pesar de su voto personal de nunca enamorarse y a pesar del hecho que los motivos de su compañera podrían ser sólo tan oscuros como el pasado de Sebastian.

Reseña:

        La verdad es que desde un principio me llamó la atención este libro por el simple hecho de que adoro las historias que se desarrollan en la universidad, no sé, suelen ser mucho mejores que las que transcurren en institutos. Puede que por las escenas intimas entre los personajes, más a mi gusto. El caso es que me he desencantado con la historia que nos presenta Eva Morgan a medida que avanzaba la lectura aún a pesar de algunos momentos en los que tuve que sorprenderme por hechos que no esperaba.


May Young acaba de instalarse en una de las universidades de Florida donde está junto a su mejor amigo, Tanner, quien siempre ha vivido un amor poco secreto por ella pero que nunca ha sido correspondido. Allí pronto comienza a hacer amistad con su compañera de cuarto y sufre un inesperado cruce con Sebastian, el hombre más frío y atractivo que ha visto en toda su vida.
Pronto se encuentra sumergida en una apuesta donde debe conquistar el corazón del hombre de hielo para poder a sacar a su madre del apuro económico en el que se encuentra. Lo que nunca espera es que sea ella quien caiga completamente rendida a los pies del nadador.

Por norma general suelen encantarme las protagonistas echadas para adelante y con buen sentido del humor como es el caso de May, pero en esta ocasión considero que me ha faltado algo más del personaje porque no he llegado a tenerle cariño en ni un solo momento. Demasiado alegre o demasiado triste, nunca un punto intermedio donde poder descubrir como es realmente su verdadera personalidad. Mientras que Sebastian es todo lo que puede volverme loca en un hombre, y va a sonar extraño, pero a mi que sea egoísta, solitario y gruñón me encanta, mientras más malos y más difíciles, mejor, bajo mi punto de vista. A parte de que es el hombre más dulce que he leído en mucho tiempo a pesar de esas capas para protegerse. El caso es que también ha tenido algunos momentos donde he echado en falta algo más de alegría en su personaje, no tanta sequedad a la hora de las escenas con la chica o con cualquiera que interactue con él. O por lo menos una de esas escenas como la primera en la que aparece, todo malote y despiadado.



Tanner es otro personaje que me ha desencantado más que ninguno, se supone que es el mejor amigo de May, y por norma general los mejores amigos deben ser la alegría de las relaciones. Pues con este tío sucede todo lo contrario. 



Lo único realmente sorprendente ha sido ese final que no esperaba en absoluto con ese malo que no se te llega a pasar por la cabeza y esa última página que te deja una extraña sensación de disgusto y a la vez alegría.

                                                                        Mi puntuación:


2.5/5