miércoles, 18 de junio de 2014

Before Jamaica Lane de Samantha Young- Reseña

BEFORE JAMAICA LANE

Autora: Samantha Young

Serie: On Dublin Street #3

Sinopsis:

“Una simple lección de seducción entre dos amigos, se puede convertir en mucho más…”

A pesar de su actitud extrovertida, Olivia es absolutamente insegura alrededor del sexo opuesto, por lo general, no puede obtener el valor suficiente para acercarse a los chicos en los que está interesada. Pero mudarse a Edimburgo le ha dado un nuevo comienzo, y, después de desarrollar un flechazo por un sexy chico de posgrado, ella decide que es hora de empujar más allá de sus miedos e ir tras lo que quiere. Nate Sawyer es un jugador magnífico que nunca se compromete, pero para sus amigos cercanos, es tan leal como ellos lo son. Por eso, cuando Olivia se dirige a él con sus problemas de relación, él se ofrece a instruirla en el arte de ligar y ayudarla a ser más segura sexualmente. La amistosa educación en seducción pronto se convierte en un intenso y ardiente romance. Pero el pasado de Nate y sus problemas de compromiso muestran sus feas cabezas, y Olivia resulta con el corazón roto. Cuando Nate se da cuenta que ha cometido el mayor error de su vida, tendrá que trabajar más duro de lo que nunca ha hecho antes para lograr que su mejor amiga se enamore de él una vez más, o puede que la pierda para siempre…

Reseña:

         Creo que Before Jamaica Lane se acaba de convertir en mi libro favorito de todos lo que ha escrito la autora para esta serie desde... ¡YA! Desde las primeras palabras que soltó la protagonista de la historia no pude parar de leer ni por un solo segundo, no sé si por su humor, su forma de pensar o el hecho de que me sentía demasiado identificada con ella, el caso es que me he enamorado de este libro y me quiero casar con él.


¿Quién no se enamora de una historia donde nada más conocerse se retan a una partida de videojuegos? Es que esa parte me ha tocado la fibrita sensible y decidí adorarlos pasase lo que pasase de ahí en adelante. El caso es que inclusive lo que pasó, los seguí adorando por méritos propio más allá del hecho de que jueguen juntos.

Olivia es una chica que se siente terriblemente acomplejada por sus "carnes flácidas" o su falta de experiencia con los hombres. Al contrario que el que es ahora su mejor amigo, Nate, un hombre con dones de seducción que lo hacen tener a una mujer diferente cada noche en su cama.
El problema surge cuando tras emborracharse una noche, nuestra protagonista decide pedirle clases de seducción a nuestro querido Don Juan, y este claramente no logra decirle que no.
Lo que comenzaba como un simple juego de seducción que no llegaría a mucho más, sin riesgos ni compromisos, pronto comenzará a afectarles de maneras insospechadas.



Desde ahorita mismo me declaro fan indiscutible de la historia de esta pareja porque los dos personajes me caen igual de bien. Adoré a Olivia desde las primeras dos frases coherentes que enlazó, y es que considero que es el personaje más "humano, quiero decir más cercano a la actitud de las chicas como nosotras, que he leído en toda mi vida. Es una mujer acomplejada e insegura, que quiere experimentar algo en su vida que la haga volverse loca por una vez en su vida. El caso es que a pesar de eso es una chica súper divertida y con una actitud que me encanta.
Por otro lado encontramos a nuestro adorado Nate y... madre mía que hombre. Es atractivo, gracioso y tiene el mejor trabajo del mundo. Básicamente ver películas, series o leer libros y cómics y comentarlos en una revista. ¿Quién no querría ese trabajo? PERO, como todo hombre él también tiene su talón de Aquiles, y es que es un completo mujeriego. Nunca se compromete y solo usa a las mujeres para satisfacer sus deseos. Algo que le va a resultar muy pero que muy difícil cuando su mejor amiga le suplique que lo satisfagan juntos. ¡Ay como me gustan!
       
                      

El caso es que la actitud de Olivia al final del libro me ha maravillado porque por fin una historia donde la chica se da a valer y no es ella quien acaba suplicando y rogándole al chico. ¡Olé ella! Harta me tenían esa clases de protagonistas. ¿Por qué siempre tenemos que sufrir por los hombres? ¡Pues no! Ya era hora de que alguien cambiara esto y más viniendo de esta pedazo de mujer.


Mi puntuación:

4/5